Contacta con nosotros
+34 629 26 49 34

Negligencia médica

Negligencia médica

La negligencia médica es un tema especialmente sensible.

En nuestro despacho no sólo podemos ofrecerle una especialización y una experiencia de veinte años en la materia, sino que contamos con expertos peritos en la materia, con los que colaboramos estrechamente para ofrecerles al cliente la mejor garantía de éxito y el mejor servicio.

Tan seguros estamos de nuestros éxitos que sólo cobramos cuando el cliente cobra.

En una situación delicada como es la responsabilidad médica, preferimos atenderle personalmente en nuestro despacho, ya que es importante revisar la documentación y explicar con detenimiento el historial clínico. No obstante, si quiere que previamente le demos un presupuesto, o quiere consultar segundas opiniones, o simplemente consultar si es posible que exista negligencia y consecuente responsabilidad patrimonial médica, antes de iniciar los trámites, puede enviarnos un email indicando los hechos de la forma más detallada posible, explicando su historial clínico, así como la información que le dieron, y nosotros le remitiremos un correo solicitando los datos que consideremos que nos hagan falta antes de poder asesorarle adecuadamente.

¿Qué es una negligencia médica?

En el despacho se nos plantean muchas consultas sobre situaciones de negligencia profesional, especialmente médica, y lo que se puede indemnizar.

El daño puede ser material, personal y moral. El material se produce cuando concurre un menoscabo que sea valorable en dinero sobre los intereses patrimoniales del perjudicado.

El daño personal se da cuando la valoración económica no tiene una base de equivalencia porque afectan cuestiones o intereses de difícil valoración económica, y el moral es el que no afecta al patrimonio del perjudicado.

El Tribunal Supremo en una conocida sentencia explicó, atendiendo a su origen, que el daño causado a los bienes o derechos de una persona puede ser calificado como daño patrimonial, si se refiere a su patrimonio pecuniario; daño biológico, si se refiere a su integridad física; o daño moral, si se refiere al conjunto de derechos y bienes de la personalidad que integran el llamado patrimonio moral.

También debe considerarse la denominada lex artis medica, afirmando que supone la obligación del médico de poner todos los medios necesarios para tratar un caso clínico concreto, lex artis ad hoc, tal como exige la personalización de cada acto médico.

Para ello resulta esencial realizar todas las pruebas diagnósticas, atendido el estado de la ciencia médica en cada momento, que disculparían pequeños errores de diagnóstico, pero no errores de notoria gravedad o con conclusiones absolutamente erróneas basados en la ausencia de dichas pruebas. La imputación de responsabilidad se hace, por tanto, por una actuación negligente, o mala praxis médica, que se debe a la no aplicación de las técnicas correspondientes o al hecho de hacerlo sin el cuidado y precisión que exijan las circunstancias del caso y los riesgos inherentes a cada intervención, en concreto.

Nos movemos por tanto también en el ámbito de la imprudencia, que supone la falta de cuidado en un actuar debido. La imprudencia consiste en la infracción de un deber de cuidado, en concreto, del exigible en cada caso. No son cosas tasadas, de ahí que se produzca tanto conflicto judicial con estos temas.

La doctrina más reciente habla de la imprudencia como una forma de  evitabilidad, de que un riesgo se convierta en un resultado dañoso finalmente.

Y por último hay que atender al «Consentimiento informado», que se define en términos generales como la conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en el pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud.

Esta información asistencial se recoge en el artículo 4 de la Ley. Y como nota característica podemos decir que ese derecho puede ser excepcionado en dos casos: razones de urgencia y expresión del paciente de no ser informado.

En los demás casos es obligado recogerlo por escrito.

Y ello es especialmente subrayable en la llamada medicina satisfactoria o voluntaria, en que se trata de alcanzar un determinado resultado pactado entre el paciente y médico, y que adquiere entonces una obligación de resultado.

Cobramos según resultado

En nuestro despacho no le embarcaremos en juicios sin unas mínimas garantías de éxito y seriedad. En numerosos caso hemos visto a clientes que vienen de ser animados a reclamar en todos los supuestos. Nuestra experiencia es que la negligencia médica es un tema muy delicado y no tan frecuente como se ve en internet y en los medios de comunicación.

Por todo ello nuestro compromiso profesional va en los siguientes aspectos:

  • presupuesto escrito previo
  • valoración de posibilidades reales por escrito
  • valoración médica por perito especialista en valoración de daño corporal previa
  • cobro de honorarios según resultado, de tal forma que si el cliente gana nosotros también pero si el cliente pierde, nosotros también perdemos, para los clientes que todavía no nos conozcan, es nuestra garantía de que somos sus mejores aliados en éste procedimiento
  • primera visita gratuita y sin ningún compromiso

abogado negligencia medica en Gandia

Abogado negligencia medica en Gandia

Colaboramos con Asociaciones de afectados, y recientemente la Asociación de afectados de Idental reconoció este despacho para asesorar y gestionar las reclamaciones de afectados de Idental en La Safor, siendo el único despacho reconocido por ello en Gandía.

Medical claim

Providing free information and services to victims of clinical, medical and nursing negligence who are seeking compensation for their injuries.

In Abogados Gandía your first visit and your first interview with a lawyer is free.

No win no fee. Lawyers in Gandía.

Abogados especialistas en reclamacion médica, con los que podrá tratar con total confianza.